Dolor Crónico

El dolor  se describe frecuentemente como una experiencia dañina, nociva, desagradable y que nos crea sufrimiento.
Ésta ha sido experimentada por todos los seres humanos con mayor o menor intensidad o frecuencia y nos acompañará a lo largo de toda la vida en algún momento u otro.

Cuando el dolor se hace crónico puede tener un impacto devastador en todos los aspectos vitales de la persona que lo sufre:

 – Social: disminuyen las relaciones sociales con amigos, familiares…

 – Laboral: suele llegar a afectar a la capacidad de trabajar, produciendo un sentimiento de inutilidad (no es infrecuente que la persona solicite una incapacidad laboral) con los consecuentes problemas económicos.

– Familiar: no se pueden cumplir las expectativas de las personas con las que convives (pareja, etc…).

Después de muchos estudios científicos hoy sabemos que el dolor está influenciado por factores biológicos, psicológicos y sociales. Por lo tanto, partiendo de que existe una parte subjetiva y emocional, variables psicológicas y emocionales que están influyendo en nuestra experiencia del dolor, podemos aprender las estrategias o herramientas adecuadas para poder manejar o controlar éste y tener una mejor calidad de vida.