Ira

IRABN“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo” Aristóteles, Ética a Nicómaco.

No nos vamos a engañar, en muchas ocasiones se nos presentan diversas situaciones por las que tenemos motivos de sobra para poner a prueba nuestra paciencia. Pero enfurecernos a causa de las frustraciones puede frustrarnos aún más.

La ira es una emoción básica, innata, como las demás emociones tiene una función social adaptativa, el de defendernos ante un ataque. La podemos experimentar de manera “interna” en el que una persona  que experimenta un intenso sentimiento de irritación, furia y/o enojo tiende más a suprimir esos sentimientos que a expresarlos verbal o físicamente. Cuando se utiliza la “Ira externa” como estilo de afrontamiento, la persona que experimenta intensos sentimientos de enfado los manifiesta a través de conductas agresivas verbales o físicas dirigidas hacia otras personas o también hacia objetos del ambiente.

¿ Qué sucede cuando esta emoción se apodera de nosotros haciéndonos actuar de manera hostil ante  determinadas situaciones o personas?. Hace que nuestra vida se convierta en un caos.

Por ello tendremos que aprender a regular nuestra emoción de ira con las estrategias adecuadas y así poder tener una mejor calidad de vida.